Qué es el Tempeh y cuáles son sus propiedades

Este post está también disponible en: ca

El tempeh es un derivado de la soja muy rico en proteínas vegetales (de alto valor biológico, es decir, que tiene todos los aminoácidos esenciales que su cuerpo necesita para funcionar correctamente), calcio, grasas cardiosaludables e isoflavonas. Es un aliado de la cocina vegetariana y resulta muy beneficioso para la salud.

Es un alimento que proviene de Oriente y uno de los productos típicos de Indonesia. Es importante añadirlo a nuestra dieta, porque es una de las mejores proteínas vegetales que existen y una de las pocas fuentes de vitamina B12 que hay en el reino vegetal.

El tempeh no es nada más que soja partida y fermentada con un hongo llamado Rhizopus oligosporus. Una de las consecuencias de la presencia del hongo y del proceso de fermentación es la vitamina B12, esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso central. Una ración de 100 g de tempeh proporciona a un adulto entre el 115 y el 140% de la ración diaria aconsejada de esta vitamina. Otra consecuencia de la utilización de este hongo es que gracias a sus agentes antibacterianos actúa cono a un antibiótico natural y nos refuerza nuestro cuerpo contra una infección.

Al ser soja fermentada nos aporta todos sus nutrientes de esta sin sufrir sus efectos adversos.

Consumiendo sólo 110 grs. de tempeh al día estamos aportando a nuestro organismo más del 40% de las proteínas que necesitamos y lo mejor de todo es que aporta sólo 225 calorías.

Reduce el colesterol porque es bajo en grasas saturadas y contiene mucha lecitina y por su contenido en fibra natural.

Es altamente digestible, porque durante el proceso de fermentación los hongos producen enzimas que rompen y digieren parcialmente las proteínas.

Aunque el tempeh más habitual es el derivado de la soja, cada vez es más común encontrar otras legumbres como el de garbanzo o cacahuetes, tempeh de cereales (de arroz, de cebada, de mijo, de trigo, de avena o centeno), tempeh de cereales y legumbres (por ejemplo, el de trigo y soja), de semillas y legumbres (tempeh de sésamo y soja), etcétera.

En el mercado puede encontrar tempeh fresco o macerado. Este último nos lo podemos comer directamente o con poca cocción. Si es fresco, es importante hervirlo al menos quince minutos con un poco de salsa de soja (una o dos cucharadas por cada bloque de tempeh). Ponga los bloques de tempeh la olla o cubrirlos con agua hasta la mitad del volumen del tempeh y cuando empiece a hervir bajar el fuego y tapar la olla. Hervir entre quince y veinte minutos. Después podrá utilizar el tempeh para pasarlo por la plancha, saltarlo o freírlo. Si el estofar o haga un plato donde el cocinar mucho rato te puedes saltar esta cocción previa.

El tempeh es un alimento muy versátil que se puede utilizar de varias maneras en la cocina. En general se lo corta en cuadraditos y se cocina saltado o frito, aunque también se le puede incluir en bocadillos y ensaladas.

En general en Indonesia, país de origen del Tempeh, se lo cocina saltado hasta que toma un color dorado. También lo puedes cocinar hervido, al vapor, al horno, el microondas o como más te guste.

Por su textura firme puedes rayar fácilmente para incorporarlo a las ensaladas o también cortarlo en finas rodajas para convertirlo en hamburguesas.


Deja un comentario

author
PorDavid

Receptes Vegetarianes. Tarragona receptes@receptesvegetarianes.com